Los tiempos actuales precisan de una masa crítica de seres despiertos, ¡trabajemos para ampliarla!

Los tiempos actuales precisan de una masa crítica de seres despiertos, ¡trabajemos para ampliarla!

domingo, 27 de febrero de 2011

Canalización de Salomé por Kris-Won (27-02-2011)



(Nota de KrisWon:  Me he sentado frente a mi laptop para iniciar una nueva canalización del Comandante Sohin, que realizamos comúnmente los domingos; pero después de estar un rato esperando y encontrándome en profunda meditación interior, Salomé, una habitual conocida mía que me envía mensajes telepáticos desde hace ya varios años, que está en una nave pequeña orbitando la Tierra en una misión junto a otros cuatro compañeros de ella, dos hombres y dos mujeres, me dice que Sohin se encuentra en estos momentos ocupado en una tarea urgente, me dice que tiene que ver con el bloqueo que realizan Ellos de las acciones agresivas de aquellos de la oscuridad.  De manera que le solicito si ella accede graciosamente a protagonizar la canalización de este domingo.  Vamos a ver qué ocurre.)



S A L O M É


            Saludos a todos los seres humanos que lean este mensaje.  Les saludamos, nosotros, sus hermanos cósmicos, que hemos venido a respaldarlos y darles nuestro apoyo en los actuales momentos de transición planetaria.

            Sí, es cierto, conozco a Cristian muy bien, aunque él no recuerde ningún encuentro entre nosotros y él conscientemente, porque es mejor que así sea de momento.  Nosotros venimos contactándolo a él desde hace varios años, durante los cuales le hemos estado preparando, moldeándolo y trabajando sobre sus centros sutiles, especialmente el de recepción telepática, ya que lo iba a necesitar para realizar su trabajo de captación mental con todos nosotros.

            Algunos más de ustedes están siendo trabajados de igual manera, principalmente en la reactivación funcional de la glándula pineal, que es la antena que tiene su cuerpo físico para recepcionar los impulsos mentales que les llegan procedentes de otras mentes.

Es preciso que nuestro trabajo se desarrolle paso a paso y durante sucesivas ‘intervenciones’, que suelen efectuarse mientras nuestros contactados se encuentran durmiendo.  Estas alteraciones que realizamos en su glándula pineal, así como en otros centros de su cuerpo, algunas de ellas también en su cuerpo etérico, en los centros de energía circular y rotatoria que ustedes llaman chakras, si fuesen hechas en una sola sesión podría producirles graves daños, por lo que se hace necesario que nosotros actuemos sobre ellos y ellas en forma escalonada y siguiendo ciertas pautas.

En un futuro próximo, estas intervenciones sobre sus cuerpos físicos y etéricos se realizarán a toda la humanidad, y también la cadena de su ADN será modificada convenientemente, a fin de que sus cuerpos físicos estén siempre sanos, y no tan proclives a contraer enfermedades diversas como están ahora, pues por regla general, y debido a su alimentación deficiente y contaminada por sus mismos productos químicos, su sistema inmunológico no tiene la efectividad que cabría esperar.

La raza humana de este planeta será pues, con nuestra intervención, impulsada hacia la obtención de un cuerpo físico perfecto, y no me refiero para nada a la consecución de belleza física.  En ese sentido están siendo manipulados tremendamente por sus industrias cosméticas y farmacológicas, que les bombardean constantemente con mensajes subliminales para que mantengan una obsesión enfermiza por mantener su cuerpo bello.  Y eso les hace estar en un constante estado de ansiedad, porque algunos quieren hacerles creer que ustedes valen por la apariencia física que tienen.

Pero la verdad es que lo que deben hacer es mantener su cuerpo sano, sin esa necesidad adulterada de mantenerse bellos a cualquier edad.  Cada edad tiene su encanto, y la belleza es puramente interior, no se basa en tener más o menos arrugas en la piel o en no tener ni un ápice de grasa en el cuerpo.  Si bien la obesidad es muy perjudicial, eso es cierto, tampoco deben llegar a un punto de que se obsesionen de esa manera por si tienen unos kilos de más o si les han salido algunas arrugas en la cara.

Primero ocúpense de ser felices, de respirar profundamente varias veces al día, a ser posible aire fresco del campo, de mantener un estado de paz y calma interior; eso es mucho más importante.  Cuando interiormente estén tranquilos, esa paz la manifestarán también en sus cuerpos de forma natural, y sin necesidad de perder horas de su precioso tiempo yendo a gimnasios, a saunas o a salones de belleza.

Trácense primero una meta a cumplir en su vida que valga la pena, no caminen a ciegas por la vida.  Y cuando se la hallan trazado, caminen con decisión hacia esa meta, sorteando todos los obstáculos que con seguridad les saldrán a su paso, con inteligencia y haciendo uso de sus talentos y habilidades.

Y por último, les aconsejo a todos los lectores que no pasen tanto tiempo frente al televisor.  Escojan los programas que vayan a ver y sean selectivos con el tiempo que dedican a verlo, pues el alimento mental con el que nutren a su mente es tan importante o más que el alimento físico que ingieren por la boca.

Nosotros, los visitantes de otros mundos y otros planos, podremos ayudarles con eficiencia si también se ayudan ustedes mismos.  Tomen nota de estos pocos consejos, y no los desechen como el que lee las noticias del día y luego las olvida.  Sean consecuentes con todos sus actos, sopesen bien sus decisiones y no actúen a la ligera, pues en la actualidad hay mucho en juego.

Les saluda a todos ustedes con mucho amor y confraternidad,

                                                       Salomé



jueves, 24 de febrero de 2011

Canalización de Santa Catalina Thomàs por Kris-Won (24-02-11)




¡El silencio ha sido tan menospreciado desde siempre!  Nos hemos acostumbrado a escuchar contínuamente sonidos que distraen nuestra atención hacia fuera, y no nos permiten vivir la dicha de la comunión interior con el Señor, que es el único fruto de toda dicha y toda bienaventuranza.

Si hay algo que proporciona la paz que ansía nuestra alma desesperadamente, es cultivar una actitud de silencio interior.  Para ello, más útil aún que escuchar música, por muy relajante y placentera que sea, por mucho que nos haga vibrar y estremecer, es aún infinitamente más importante la voz del silencio, donde sólo pueda oírse la dulce y melodiosa voz del Señor resonando con una belleza incomparable desde lo más hondo y profundo de nuestro ser.

Soy un alma entregada al Señor desde hace ya muchos años, en que compartía mi existencia terrenal con la de todos ustedes.  Muchos de ustedes nos conocemos desde hace muchas vidas, donde hemos compartido momentos de inusitada alegría, así como de lacerante dolor y pena también.

Mi nombre en mi última encarnación fue Catalina Thomàs, y viví rodeada de una hermosa naturaleza durante mi infancia en el pueblo de Valldemossa, en la isla de Mallorca, en España.  Años más tarde, tomaría los votos y me haría monja en un convento de Palma de Mallorca, donde me entregué por completo, en alma y cuerpo, a vivir a través del ayuno y la contemplación una pequeña parte de la agonía que sufrió Jesús tratando de aliviar todos nuestros pecados.

Ahora está a punto de comenzar una nueva era, en la que el hombre no habrá de necesitar templos o iglesias construidas de piedra y madera, sino que honrará al Creador de todas las cosas desde el templo de carne individual que es cada uno.  El nuevo hombre no necesitará trasladarse a una mezquita, una sinagoga o una catedral para buscar la Palabra de Dios, porque la hallará con facilidad dentro de él/ella mismo/a.

Tampoco será menester un sacerdote para que lo conecte a la Suprema Autoridad, pues la Iglesia, tal como se ha conocido durante siglos, desaparecerá y dará paso a una nueva Religión Universal.

Mi alma está con ustedes, y ruega constantemente por la reinserción de las almas descarriadas, para que encuentren su rumbo de regreso al Padre.

Reciban todo mi amor, y los que puedan, que me ayuden con su oración personal a devolver al ser humano adonde pertenece por filiación hereditaria, a la divina sapiencia de que todos somos hijos de Dios, y por lo tanto, hermanos.

Mi saludo a todo lector que lea esto, así como mi bendición.

Que todos podamos reunirnos algún día en la mesa del Señor, para compartir con Él nuestra alegría por haberlo encontrado, ya para siempre.

                                                 Catalina Thomàs


lunes, 21 de febrero de 2011

Canalización de Iris por Kris-Won (21-02-11)



Nuestros mundos no están separados, ¡más bien se tocan!



            Hola, soy Iris.  Vengo del fondo del mar.  Mi casa está en una ciudad sumergida, y nuestros miembros no salen nunca a la superficie, nada más que por motivos extraordinarios.  Pero tenemos la facultad de salir del cuerpo físico a voluntad, por lo que si deseamos podemos visitar su mundo, pero tan sólo en cuerpo astral, no se nos está permitido hacerlo físicamente, porque ustedes no estaban preparados para contactar nuestro mundo intraoceánico.

            Algunas veces un hombre de la superficie nos ha visto (las pocas veces que alguno de nosotros-as ha salido al exterior del mar) y son los casos conocidos por ustedes en que nos han dado el nombre de “sirenas”.  Pero aunque lo han novelado bastante, modificando nuestra apariencia, haciendo creer que nosotros-as tenemos las extremidades inferiores como un pez, ¡eso no es así!  No obstante, sí que es cierto que en algunas ocasiones algunos miembros de su raza nos han visto e incluso ha habido algún intercambio de palabras, pues nosotros conocemos su lenguaje (aunque tengamos el nuestro, que no se parece a ninguna de sus lenguas).

            Recuerden siempre que las leyendas tienen algo de verdad, aunque hayan sido un poco tergiversadas.  Al igual que a nosotros nos han idealizado con aletas en vez de pies, han añadido alas a las espaldas de los ángeles de Dios, o les han puesto un cuerno en la frente a los unicornios, o le han puesto un solo ojo a los cíclopes o el cuerpo de un caballo a los centauros.  Sin duda están acompañados por muchos seres elementales por devas que cuidan las montañas, los árboles y las praderas, ¡pero sus modificaciones y esas mezclas de hombres y animales resultan tan cómicas!...

            En mis incursiones astrales al mundo de superficie, hace tiempo que observo la trayectoria de Kris-Won, este hermano vuestro, y deseaba desde hace ya varios meses contactar con el mundo a través de él, pues por sus características mediúmnicas es un canal excelente para cualquier ser que desee enviarles a ustedes un mensaje de amor y de concordia.

            Hay tanto que quisiera decirles tras mi presentación, que no encuentro una forma de empezar.  Según nuestros antiguos anales, nuestra civilización comenzó su existencia en el fondo del mar hace 35.000 años y nos hemos ido multiplicando en este tiempo, y nos hemos ido extendiendo, siempre en océanos y mares, desde las costas de América hasta los cálidos mares del Sur, donde gustamos de nadar entre los arrecifes de coral y las zonas costeras de los archipiélagos de aguas transparentes y tranquilas del océano Pacífico, de las islas de Australia y Nueva Zelanda o de Indonesia y el mar del Japón.  También nos encontramos a lo largo del golfo de México, la península del Yucatán, y las islas del océano Atlántico, como Cuba, Puerto Rico, Haití y República Dominicana, Aruba, Jamaica, Margarita, Trinidad y Tobago, o las islas del Pacífico, como Hawai, las Bermudas y la Polinesia.

            Preferimos las aguas cálidas y templadas, aunque también viven algunos congéneres nuestros en lugares más fríos, como Alaska, Canadá, Antártida, Noruega, Suecia, Finlandia, Islandia o Siberia, por ejemplo.  Nuestros ancestros son los mismos, pero ellos han cultivado un carácter algo más serio, más frío, como la temperatura de sus aguas.  Es igual que en el caso de ustedes, que los seres humanos de las zonas septentrionales suelen tener un carácter más alegre y vital que aquellos nacidos en países del norte, que suelen tener una forma de ser más recogida y algo más seria.  Pero no por ello nuestros hermanos del norte son menos amorosos (ni mucho menos, pues son seres muy tiernos y sensibles) pero nosotros, los moradores de los mares y océanos de aguas cálidas y templadas, somos mucho más alegres y parlanchines, por ejemplo.

            (Nota de Kris-Won: aquí escucho la risa de Iris, muy simpática y contagiosa, que demuestra su carácter alegre y abierto).

            Así que ya lo saben, no están solos en el planeta, ¿a que no se lo habían imaginado?  No sólo no están solos en el Universo, sino que tampoco están solos en nuestro planeta, pues el mundo en que vivimos nos pertenece tanto a los seres terrestres como a los seres acuáticos.

            Bien, ya me tengo que ir, pero tengo que decir que he disfrutado enormemente de poder comunicarme con ustedes, y si la providencia nos es propicia, volveré a hablarles próximamente, si ustedes así lo desean.  Háganselo saber a Kris-Won, y yo lo sabré, pues he creado un canal psíquico con él, y me llegarán los comentarios de ustedes que él lea, a través de su mente y que yo sabré captar.

            Nuestros mundos no están separados, ¡más bien se tocan!

            Espero que mis mensajes contribuyan a que nuestros mundos se aproximen un poco y seamos conscientes de nuestro parentesco y de todo lo que nos une, ¡y a partir de ahora cada vez más!


            Fuente:  Iris

            Canal:    Kris-Won

            Página web:  http://contactando-seres-de-luz.blogspot.com


sábado, 19 de febrero de 2011

Canalización de Yasuk por Kris-Won (19-02-2011)




Mi nombre –me pregunta mi interlocutor, es Yasuk.  De momento no hay en el planeta de ustedes nadie más de mi raza.  Soy el único de donde vengo, pero a decir verdad están siendo visitados como nunca lo han sido antes.  Veo con el ojo de mi mente una gran variedad de habitantes de otros mundos, e incluso algunos se han mimetizado entre ustedes, adoptando su misma forma humana.



Veo miríadas de seres evolucionando a través de la espiral del tiempo.  Sus destinos entrelazados y configurando el camino de regreso al Origen: Dios.

Estoy muy feliz de hablar con ustedes; será la primera vez que lo hago.  Asomándome por la ventana cuántica que me permite visitarles en su tiempo y su mundo, he encontrado un canal hábil con el que poder comunicarme con ustedes.

Formo parte de un contingente de seres que habitan un mundo muy muy lejano, y tan antiguo como su astro rey, su estrella amarilla… el… Sol, tal como lo llaman aquí.

El momento de transición en que se hallan actualmente llama la atención de muchos seres del Universo, y es la razón por la cual les estamos visitando tantas civilizaciones del espacio.  Algunos vienen para ayudarles, mientras que otros no se involucran en su proceso, y permanecen sólo como observadores, como visitantes curiosos, podríamos decir.

Mi nombre –me pregunta mi interlocutor, es Yasuk.  De momento no hay en el planeta de ustedes nadie más de mi raza.  Soy el único de donde vengo, pero a decir verdad están siendo visitados como nunca lo han sido antes.  Veo con el ojo de mi mente una gran variedad de habitantes de otros mundos, e incluso algunos se han mimetizado entre ustedes, adoptando su misma forma humana.

Ustedes han tenido muchas vidas, cientos de ellas, para aprender a amar, y si aún no han aprendido lo que es el amor, me temo que su tiempo de aprendizaje en este planeta y esta dimensión habrá terminado.

La humanidad que haya alcanzado cierto nivel evolutivo, por encima del mínimo requerido, será la que habite este mundo una vez que el proceso de transformación se haya iniciado.  Los que no hayan alcanzado el nivel solicitado de amor y sabiduría, podrán continuar su proceso evolutivo en planetas similares en vibración espiritual y que sean afines a su propia energía, aún en un período de desarrollo más básico y elemental.

Tal vez podamos conversar algo más en otra ocasión.  Mientras tanto llega ese día, les dejo, para indagar un poco en la superficie de su planeta y comprender mejor el proceso por el que están transitando ahora.  Y en lo que pueda ayudaré.

Soy Yasuk, y los felicito a todos los que estén esforzándose por subir de nivel espiritual, pues su esfuerzo se verá coronado por el éxito, ya que están contando con mucha ayuda exterior ahora y cuentan también con la tremenda influencia que les está llegando desde el sistema estelar central de su Galaxia.

¡Que su esfuerzo por ascender en la escala evolutiva sea exitoso!


miércoles, 16 de febrero de 2011

Canalización de Sathya Sai Baba por Kris-Won (15-02-2011)



            Hoy lunes me siento con ganas de canalizar, no sé porqué, de manera que me siento frente a mi pantalla y vacío mi mente, dejándome disponible para algún ser que quiera transmitirles algo a los lectores buscadores de la Luz.  Relajo mi cuerpo y mi mente, y me dejo llevar por esa conocida sensación de vacío y de sosegado bienestar interno…
            ¡Y el que hace aparición no es otro que Sathya Sai Baba!  Para mí es siempre un honor y una inmensa alegría reconocer la presencia de mi Maestro!


            Baba:  Sai Ram
            Yo:  Hola Swami. ¿Sai Ram?  Es la primera vez que te oigo decir el mantra de Sai Ram para saludarme.
            Baba:  ¿Acaso no es el saludo que usáis mis devotos cuando os encontráis unos con otros?
            Yo:  Pues sí, en efecto.
            Baba:  ¿Quieres preguntarme alguna cosa?
            Yo:  Bueno, pues sí, me gustaría que les contaras un poco a los lectores y a mí sobre los tiempos que estamos atravesando ahora, pues se dicen tantas y tantas cosas a través de internet…
            Baba:  Claro, porque no es en internet donde debéis buscar, sino en 'innernet' (red interior en inglés).  En internet escriben muchas personas, miles de personas, y cada cual pone parte de su propia factoría mental en las canalizaciones que hace.  En cambio, en ‘innernet’ existe un solo Ser, y por tanto, una sola Verdad.  No hay múltiples teorías, que son puramente mentales, sino una sola y auténtica.
            Yo:  Tienes toda la razón, Baba.  No obstante, a veces parece más fácil abrir el ordenador y leer lo que dicen otros, antes que leer la propia voz interior.
            Baba:  Os parece lo más cómodo, simplemente porque en occidente no estáis acostumbrados a meditar, y sí a leer miles y miles de periódicos, revistas y libros, o a pasaros horas y horas frente al televisor, con vuestra mente desconectada de la realidad.  ¡Si os pudiérais ver cuando estáis viendo la televisión!  ¡Parecéis vegetales, solamente mirando, pero sin discernir!  Y lo que es más triste, sin meditar en el Señor, que es vuestra fuente original.  Es una lamentable pérdida de tiempo.  Y el tiempo es oro, el tiempo que desperdiciáis es irrecuperable; no hay forma de volver atrás; lo perdido, perdido está, y lo desperdiciado, no puede volver a recuperarse.
            Yo:  Ya, es lo que dices siempre, pero nosotros no te hacemos demasiado caso.  Es decir, la gente lee tus mensajes, pero de ahí a que los llevemos a la práctica, es otra cuestión.  Te pido perdón por eso, Señor.
            Baba:  Hablo en general, no estoy hablando de ti en particular.  Si bien es cierto que aún podrías hacer más de lo que haces.
            Yo:  ¿Más aún? ¡Swami, si apenas tengo tiempo para dedicar algo de él para hacer mis cosas!
            Baba:  Sí podrías.  Es cuestión de administrar bien tu tiempo.  A veces estás demasiado tiempo haciendo la misma cosa, y podrías abreviar.  De esta manera podrías hacer cosas nuevas, o reiniciar algunas cosas inacabadas…
            Yo:  Touché.  Intentaré ser más conciso en mis deberes y no perderme por los cerros de Úbeda, como decimos en España.
            Baba:  Mmmm, no lo intentes, ¡hazlo!
            Yo:  Sí, Swami, te lo prometo.  Y antes de irte, ¿podrías decirnos algo sobre los tiempos de transición en que nos encontramos?
            Baba:  Sí, sí.  La Tierra, tal como la conocen ustedes, está en un proceso de embrión, a punto de dar a luz una Nueva Tierra, y dentro de esa Nueva Tierra, una Nueva Humanidad florecerá.  Para conseguirlo, cuentan con la ayuda de muchas huestes de seres, en número en crescendo, que se van añadiendo a este vasto Ejército de Luz que combate la oscuridad que ensombrece a la humanidad y la mantiene esclavizada desde milenios.
            Yo:  ¿Y para cuándo se espera ese cambio ya definitivamente, Swami?
            Baba:  Deben tener calma y rodearse de paciencia.  Si han estado milenios bajo el yugo de los poderes oscuros, podrán esperar un poquito más, ¿no es así?
            Yo:  Desde luego.  ¿Y qué remedio nos queda?  Pero en fin, todos los Trabajadores de la Luz, como nos llamamos ahora, estamos deseando que llegue el cambio cuanto antes, es comprensible, ¿no, Swami?
            Baba:  ¡Ja, ja, ja!  Sí, lo es.  La paciencia no es uno de los fuertes de la humanidad de este planeta.
            Yo:  Baba, ¿Por qué hay tanta gente reacia a creer en la existencia del más allá, de los espíritus desencarnados y de nuestros hermanos extraterrestres?
            Baba:  Si les es difícil aceptarlos, es debido a que han estado durante muchas vidas atrás viviendo existencias totalmente mundanas, sin siquiera plantearse la posibilidad de que exista la vida en el Espíritu y no sólo en la carne.  Tú eres y piensas de acuerdo a lo que has hecho y fabricado en tu mente y tu personalidad durante tus vidas anteriores.  A eso habría que añadirle el resultado de tus experiencias en esta vida actual, conjuntamente con tu entorno familiar, el tipo de amigos que has tenido y la calidad de la enseñanza que has recibido de tus profesores.  Todo ello es importante.
            Yo:  Ya veo.  Bueno, Baba, mi dulce Señor, te amo mucho.  Hace tiempo que no me das un sueño de esos hermosos e inolvidables que solías regalarme…  Los echo en falta.
            Baba:  Yo doy siempre lo que necesita mi hijo, mi devoto.  A lo mejor es porque ya no lo estás necesitando.  Vas bien, hijo, sigue así, y sabe que Yo estoy contigo siempre, guiándote en tu camino y abrazándote fuerte cuando estás triste o apesadumbrado.  Nunca te dejo desprotegido, como ya sabes.
            Yo:  Gracias, mi Baba.  Te abrazo, y Tú sabes que siempre estás en mi mente y en mi corazón; estoy seguro de que lo notas.
            Baba:   ¡Ja, ja, ja!  Por supuesto, si no no sería un Avatara de Dios.
            Yo:  Sai Ram, Señor.  Y muchas gracias por venir esta noche.  Espero que mis lectores puedan deleitarse como yo lo he hecho.
            Baba:  Yo también estoy con ellos.  Si tú que estás leyendo estas líneas, Me necesitas en algún momento, tan sólo concéntrate en Mí y llámame, ¡y Yo estaré allí instantáneamente!  Yo siempre acudo al llamado del que me invoca.
¡Nunca se olviden de eso!
            Yo:  ¡Gracias, Swami!

            (Finalizado a la 1:16 de la madrugada, del 15 de Febrero del 2011)